¿Cómo guardar la ropa de cama en invierno? | Divum | Exclusive rest
Febrero
23
2017

¿Cómo guardar la ropa de cama en invierno?

En invierno las mantas, edredones, nórdicos y sabanas afelpadas son los reyes de nuestras camas pero de vez en cuando también deben de pasar por la lavadora para airearse un poco. No, no te estamos llamando sucio pero aunque parezca que la ropa de cama no se ensucia, si la analizáramos con un microscopio nos daríamos cuenta que no dormimos solos. Los ácaros y pequeños bichitos que se instalan en nuestra ropa de cama, especialmente en invierno, nos acompañan todas las noches. Por ello, la higiene es muy importante, tanto para nosotros, como para que nuestra ropa y colchón tengan una larga vida útil.

Pero a medida que en invierno avanza y las temperaturas empiezan a subir, cada vez nos sobra más la manta y toca pensar en guardarlas, pero ¿cómo hacerlo correctamente?

Te damos algunos consejos para que el invierno que viene cuando recuperes de nuevo el nórdico lo encuentres en perfecto estado.

  • Guardar la ropa lavada: parece una obviedad pero no lo es tanto. De este modo, evitaremos olores, y el deterioro de las prendas. Si se trata de un nórdico o manta, en caso de no tener manchas, podemos airearlos y aspirarlos para eliminar polvo antes de guardarlos en el armario.
  • El sitio es importante: evitar sitios húmedos, así que si tu trastero no es seco, olvídate de guardar en el la ropa.
  • Te recomendamos que guardes tu ropa de cama en cajas bajo tu cama o bien, si tienes un canapé, estás de enhorabuena.
  • Guerra antipolillas: antes de cerrar cajas y demás, no olvides en poner bolsitas anti-polillas. Te recomendamos que aproveches para poner un poco de lavanda para dejar tu ropa bien perfumada.
  • La ropa de cama, que es la que más ocupa, envásala al vacío para optimizar tu espacio.

Sí, a todos nos da un poco de pereza guardar la ropa de invierno pero piensa en lo bien que la vas a encontrar cuando el fresco vuelva.